Nury (nuryyyy) wrote,
Nury
nuryyyy

  • Mood:

Paradise City. Guns N' Roses. NC17. Fic.

La cosa empezó más o menos así:

nuryyyy: Está claro que Norman (Reedus) se conservará mejor que Slash... las drogas y eso. Está claro que se envejece peor.
luandachan: ...!!!! *indignadisima*

Así que dejó de hablarme (me lo dijo por twitter T_T) y cómo la amo con locura *se arranca las vestiduras* me ofrecí a ecribirle lo que quisiera para compensar mi falta... así que aquí me tenéis. Escribiendo RPS sobre cantantes pero, bueno, una tiene que hacer de todo en esta vida, ¿no? Además ha sido muy divertido.

Título: Paradise City
Fandom (¿Bandom?): Guns N' Roses
Rating: NC17
Pairing: Slash/Axl
Disclaimer: No son míos y ellos se odian... así que nada, nada. Todo mentira.
Warning: ¿Cuanta que no he visto una entrevista y/o concierto de ellos en mi vida? Sólo videos y gracias a que luandachan me estuvo educando ayer toda la tarde *-* Ah, no beteado. Que cojones. Ni lo he leído una segunda vez *se tira a la piscina*

Ah, sí. Esto es una "continuación" del este fic de luandachan



Quiere pensar que es un error, Slash de verdad quiere pensarlo. Que el hijo de puta de Axl se cuele en su habitación del hotel mientras tiene a una jodida groupie entre las piernas haciéndole una mamada, debe ser un jodido error. Que se quede allí de pie, con la botella de Jack Daniels en una mano y una sonrisa encantada de conocerse en los labios, no puede ser una casualidad.

La chica levanta la cabeza de su trabajo, bastante bueno todo hay que decirlo, cuando escucha la puerta abrise y sigue con una mano sobre la base de su polla mientras mira al otro integrante del grupo sin saber que decir. Slash tiene varias ideas en mente pero Axl no le deja expresar ninguno de sus deseos de muerte prematura.

-Tienes algo -le dice a la chica mientras se señala la comisura de los labios con los dedos- aquí.

La puta madre que lo pario. Estaba a punto de correrse, ¿de acuerdo? Estaba a tres segundos de dar una última embestida en la boca de la chica (pelirroja pero ¿a quién le importa?) y correrse como un bendito. Pero ahora está allí, tirado en la cama con la mano de la chica apretando suavemente su polla y Axl sonriendo como un bastardo.

-Oh -la chica debe ser estúpida porque le suelta la polla (en serio, se la suelta) y lleva la mano hasta su boca para limpiarse con el dorso-. ¿Ya?

El cantante se limita a reírse, a descojonarse, como toda respuesta, doblándose por la mitad y apoyando la mano en la rodilla para mantener el poco equilibrio que pueda tener en su estado medio drogado-medio borracho.

Putas groupies, puto Axl, puta existencia.

Slash tiene mucha paciencia, más que un santo pero hay cosas que uno no tolera y es quedarse a medias antes de correrse porque eso duele, cojones. Físicamente duele como una patada en los cojones.

-Date el puto piro -gruñe mirando a la pelirroja porque, de verdad, si mira a Axl probablemente le tire la puta lampara a la cabeza.

Es un error, lo sabe en cuanto las palabras dejan su boca porque la chica se apresura a levantarse cómo un animalillo asustado y dirigirse a la puerta casi corriendo. Axl se cae de rodillas redoblando sus carcajadas.

-¡Tú no! -le grita a la muy estúpida pero es tarde y eso debe haber sonado jodidamente mal porque la chica se apresura a salir aún más rápido de la habitación-. ¡Me cago en tu puta madre, Axl! En serio, en tu madre y en tu abuela.

-¿Por? -apenas lo entiende entre las carcajadas-. Yo no la he echado, capullo.

Slash se fuerza a mirar al techo y respirar hondo para no levantarse e ir a matar al capullo. No es que sea la primera vez que lo sorprenden en mitad de joder con alguna groupie, no es que tengan mucha intimidad pero si es la primera vez que alguien lo hace de forma deliberada, porque está claro que Axl ha entrado para joder. Claro como el puto día. Y lo más jodido de todo, lo más frustrante, es que él sigue empalmado a pesar de todo. Tiene que culpar al concierto que han tenido hace apenas una hora y a la música sigue rugiendo en sus venas. La música siempre los ha puesto cachondo, a él y a Axl, no es algo nuevo.

Agarra una de las almohadas de la cama y se la pone sobre el regazo. No es timidez, sus cojones timidez, es que no puede soportar que Axl sepa que sigue empalmado como un puto salido.

-¿Necesitas ayuda con eso?

Gruñe y se sienta sobre la cama, se inclina hacia la mesilla y agarra el paquete de tabaco. Se enciende un cigarrillo sin mirar al cantante y aspira con necesidad. Necesita un trago. O una botella entera de lo que sea.

-Trae la puta botella.

Axl no obedece a nadie. Nunca. Dale una orden y hará justo lo contrario, pídele algo y te hará suplicar por ello. Así que cuando cumple sin rechistar y se acerca hasta la cama, ya sabe que algo no va bien.

Lo mira entre la maraña de rizos negros, entornando los ojos por culpa del cigarro y la sospecha.

-¿Qué? -le dice el otro subiéndose sobre la cama doble y quitándole el cigarro de los labios para dar una calada mientras le tiende la botella con la otra.

Lo mira fijamente, da un par de tragos y sigue mirándolo esperando la trampa. Axl se limita a fumar de forma lánguida, sensual. Sus labios están rojos y húmedos. Seguro que ha estado besándose con alguna groupie. Slash jamás entenderá porque le gusta tanto besarlas, pero el cantante se puede pasar horas así y verlo es una de las experiencias más calienta pollas que ha tenido la oportunidad de presenciar en su vida (y eso teniendo en cuenta que el muy cabrón siempre acaba empalmado en los conciertos. Empalmado y en calzoncillos).

-¿Qué coño haces aquí? -le quita el cigarro y da una calada larga, esperando.

-¿Sabes? Estaba allí fuera con la mano de esa chica... ¿Maggie? ¿Amy? Bah, ni jodida idea. La cosa, estaba con la mano de una de las chicas en mi polla y pensé: ¿Qué estará haciendo mi guitarrista favorito? El que se folla la guitarras. Así que he venido a buscarte.

Está drogado. Borracho y drogado. El estado habitual de todos, para que negarlo, pero Axl parece mucho más fuera de control. Arrastra las palabras y se muerde la lengua a cada momento.

-Ajá -da un trago de la botella, un par de caladas y ninguno dice nada-. ¿Y...?

-Yo la como mucho mejor que esa -agarra la almohada e intenta quitárselo del regazo. Le da un manotazo para evitarlo-. Eh, cabronazo. Me lo debes, ¿recuerdas? Te corriste en mi puta boca.

-Te encantó -le reta porque es imposible no hacerlo-. Reconocelo.

-Venga, no jodas. Tuviste mi perfecta boca en tu polla doblada de mierda. Tratame con más respeto, me lo merezco.

El hijo de puta se pone de rodilla sobre la cama y Slash puede ver que está completamente empalmado dentro de los calzoncillos, la única prenda que lleva a parte de las botas militares.

Ni de jodida coña, quiere decir pero Axl le quita la botella de la mano y lo empuja contra la cama. Se le sube sobre el pecho, su polla demasiado cerca de su cara. Slash mira hacia arriba, le mira a la cara enmarcada por esa estúpida melena pelirroja y espera que una jodida respuesta a la situación. El cantante se limita a sentarse sobre su pecho y dar un largo trago a la botella.

-¿Qué cojones haces? ¿Te pone especialmente sentarte sobre mi o qué?

Axl suelta una carcajada y se levanta, busca equilibrio en el cabecero. Lo mira a los ojos.

-¿Vas a devolverme el favor? -pregunta arrastrando las silabas, borracho y caliente-. Yo te comí la polla, ahora tú me las comes a mi. Es más que justo.

El cantante se inclina hacia atrás y le quita la almohada del regazo. Su erección que había comenzado a desaparecer empieza a revivir con ansias. Esta vez no se molesta en evitar que agarre la almohada e incluso levanta la cabeza para dejar que la coloque debajo. Queda un poco más levantado, más cómodo y sigue mirándolo. Axl sonríe como un puto maniaco, da un largo trago a la botella y la deja sobre la mesilla, acto seguido se inclina hacia delante y se baja los calzoncillos lo suficiente para que se polla quede libre justo frente a su cara.

La posición no es cómoda pero el cantante se las apaña para echarse hacia delante y su polla se desliza por la mejilla de Slash. Siente la humedad y, es casi automático, tiene que abrir la boca y dejar que el otro hombre empuje sin cuidado dentro de su boca.

Axl suelta una carcajada sin aíre y sonríe.

-Estás deseándolo, cabrón. Mira cómo abres la boca para que te meta la polla, eres un poco zorra -le masculla.

Slash tiene que gruñir porque, en el fondo, el hijo de puta tiene razón. Usa la lengua para empujar la cabeza de la polla contra su paladar y decide que no va a tener cuidado con los dientes porque Axl se lo merece. Si le muerde la polla, se lo merece.

-Oh, jodeeeeer. Sí -mueve las caderas con más fuerza y lo mira entre mechones pelirrojos-. Cómo te gusta... ¿huh?

Cierra un poco la boca para que sus diente rocen la delicada piel de su polla como venganza y el cantante suelta un gemido agudo, parece una jodida puta.

Se echa hacia atrás, su polla vuelve a deslizarse por su mejilla y le mete un par de dedos en la boca.

-Chupa -le gruñe mientras la cabeza de su polla se desliza por su barbilla dejando un trazo húmedo de saliva y líquido pre seminal-. Chupa, joder.

Se esfuerza en lamer, en dejarlos bien empapados a pesar de que no sabe exactamente para qué. Axl vuelve a cambiar de posición, se agarra la polla con una mano y la lleva hasta su boca dando un golpecito sobre el labio inferior. Slash abre los labios y lo mira fijamente. El cantante parece al borde del orgasmo, el sudor se desliza por su pecho y el pelo de le pega a la frente. No ve que hace con la otra mano, la de los dedos empapados, pero el pelirrojo cambia de posición sobre su pecho y suelta un gemido cortito, casi femenino. Un ah, ah caliente y desesperado.

Intenta chupársela lo mejor que puede pero la posición no es la mejor, ni la más apropiada para tragársela por completo. Le gustaría, realmente le gustaría. Demostrarle a Axl que no es el puto centro del mundo y que cualquier puede hacer una mamada mejor que él, aunque no sea verdad.

Se agarra la polla con una mano e intenta darse un poco de alivio, le parece que lleva horas empalmado. Necesita correrse desesperadamente.

-No -gime el pelirrojo deslizándose hacia atrás y cambiando de nuevo de posición sentándose sobre su pecho mirándolo a los ojos-. No te la casques, cabrón. No te corras. No hasta que yo te lo diga.

Axl es la viva imagen de la decadencia. Tiene el pecho perlado de sudor, el pelo revuelto hasta lo imposible y los labios rojos de mordérselos. Su mirada está vidriosa pero hay algo depredador y posesivo en sus ojos claros.

Se lame los labios, saboreando su propia saliva y el sabor amargo de Axl sobre su lengua.

-Que te follen -la voz le sale cascada, rota.

Axl sonríe y se levanta por completo, bajándose de la cama.

-Pensé que nunca me lo pedirías.

Se baja los calzoncillos pero no se quita las botas antes de volver a subirse a la cama. Se relame los labios y se inclina sobre su polla, apartando su mano para sustituirla con la boca.

El moreno se arquea sobre la cama y embiste bruscamente. Está demasiado sensible, al borde del orgasmo y Axl se la come de la forma más guarra que se la han chupado en su puñetera vida. Hay saliva, quizás demasiada; dientes, probablemente como venganza, y Axl, el muy hijo de la grandísima puta, se dedica a canturrear haciendo que el sonido vibre por toda su polla haciéndole trizas los nervios.

-Eres un... un... -gruñe cerrando la mano sobre la melena pelirroja.

-¿Un Dios sobre la tierra? ¿Un puto genio? ¿El mejor polvo de tu vida de mierda?

Le habla contra la polla, un hilillo de saliva y líquido pre seminal deslizándose desde la punta hasta sus labios rojos y carnosos.

-Un hijo de puta.

Axl suelta una carcajada mientras se levanta, agarra la botella de mesilla y da un trago.

-Anda, bebe.

Slash lo obedece sin pensar, da un par de largos tragos y abre más las piernas. Axl se le sube a horcajadas, está vez sobre el regazo, y le levanta la camiseta sudada y manchada hasta medio pecho. Sonríe como el maniaco egocéntrico que es.

Apoya una mano sobre su pecho y con la otra la agarra la polla húmeda por su saliva para mantenerla en el sitio mientras comienza a descender lentamente. Slash suelta un gruñido y lleva las manos hasta las caderas del pelirrojo que sigue sonriendo aunque cuando empieza a empalarse en su polla, su cara se convierte en una mascara de placer y dolor.

-Joder, -jadea- en mi boca parecía más pequeña.

Sigue deslizándose hasta que termina por sentarse sobre su regazo y se queda allí mirándolo entre mechones pelirrojos. Parece un jodido rey sentado sobre su trono.

-Eso es porque -masculla embistiendo hacia arriba y ganándose un ahhh caliente por parte del cantante- tienes... tienes la boca enorme, cabrón.

El pelirrojo se ríe mientras comienza a mover las caderas lentamente, demasiado. Slash lleva demasiado tiempo queriendo correrse y no está de acuerdo. Lo agarra con fuerza por las caderas, abre las piernas tanto como puede y comienza a embestir hacia arriba.

Axl le araña el pecho y se inclina hacia delante, le lame los labios y le hace cosquilla con el cabello así que tiene que enredar una mano en ese pelo demasiado suave para quitárselo de la cara. El cantante le sonríe moviendo las caderas hacia abajo y echándose hacia atrás para recibir cada embestida del guitarrista.

Slash deja de pensar en otra cosa que no sea besarlo con mucha lengua y levantar las caderas para embestir. Axl es jodidamente estrecho y él está demasiado borracho, demasiado duro, demasiado caliente.

Follarse al pelirrojo es como un buen solo de guitarra. Si Axl comenzara a cantar en ese momento, cosa que no descarta del todo porque siempre está cantando, sería como estar en un puto concierto privado pero en vez de guitarra tendría al pelirrojo para crear su magia. Porque la música es como magia. Solamente muy pocos saben tocar los acordes justos y crear la puta perfección de la nada. El cantante es capaz, Slash sabe que el mismo es capaz. No mojan bragas a miles por ser buenos, las mojan porque son los mejores, porque crean la mejor jodida magia. Ellos dos. Es... es puta magia y en la cama no iba a ser diferente. Es la mejor música, es algo desgarrador, desesperado. Es jodidamente perfecto.

-Joder -gruñe, embiste hacia arriba y Axl le araña el pecho-. Capullo.

-Cabronazo.

El pelirrojo le contesta a media voz, demasiado ido. La cabeza echada hacia atrás, los labios entreabiertos y la mano moviéndose furiosa sobre su polla.

-Correte -le exige.

-No... no... me des... ordenes -contrae el culo, se arquea y comienza a correrse sobre el pecho del moreno-. Ohjodeeeeeer.

Slash no puede evitar correrse casi al instante sintiendo como el cantante aprieta el culo a causa de su orgasmo. Es jodidamente pornográfica la manera en que gimotea y se deja caer hacia delante. No puede evitarlo, da un par de embestidas más y se corre entre gruñidos mientras Axl le besa la comisura de los labios y le lame el mentón.

Se quedan así un rato, sin fuerzas. Axl incluso se acomoda encima suya, dejando claro que ha decidido quedarse en esa posición hasta que le salga de las pelotas levantarse. Slash gruñe cuando se mueve y su polla se desliza fuera del abusado culo del pelirrojo. Deben estar hechos un puto asco.

-Quitate, mamonazo.

-No. Eres cómodo.

-Estamos hechos un asco, gilipollas -le dice pero solo consigue un murmullo, quizás un canturreo, por parte del otro-. Puede entrar alguien

-Te has corrido en mi culo -masculla el cantante levantándose un poco para mirarlo a la cara, ignorándolo-. Eso claramente hace que me debas otra.

-¿Mamada? -aún tiene la voz ronca y cascada.

-No sé -se levanta, por fin, y se deja caer a un lado. Slash aprovecha para encender dos cigarros y le pasa uno-. Ya veré.

Da un par de caladas, los ojos se le entrecierran a causa del cansancio y el alcohol. Mira al pelirrojo que se pasa la mano entre los muslos mientras fuma lánguidamente, es la imagen de la decadencia en persona.

-Puto egocéntrico.

Axl se limita a soltar una carcajada y llevarse los dedos manchados hasta los labios, los lame lentamente mientras lo mira. Le guiña un ojo y se levanta de la cama.

-¿Dónde vas? -pregunta antes de poder contenerse.

-Tengo hambre y la botella está medio vacía -se agacha para ponerse la ropa interior y hace un gesto vago mientras se dirige hacia la puerta-. Puedes quedártela.

No mira atrás cuando sale y él no le dice que se quede, aunque le quema la lengua pero no puede alimentar más el ego del cabrón. Simplemente no puede. Con Axl siempre es así.
Tags: !porno gay, fandom: gun n' roses, fic, pairing; slash/axl
Subscribe

  • Post a new comment

    Error

    Anonymous comments are disabled in this journal

    default userpic

    Your reply will be screened

  • 18 comments