Nury (nuryyyy) wrote,
Nury
nuryyyy

  • Mood:

39 semanas y media. Jensen/Jared.

Título: 39 semanas y media.
Fandom: RPS
Pairings: Jensen Ackles/Jared Padalecki (Yo escribiendo Jotados, el mundo se acaba D:)
Rating: NC-17 pero solamente por lenguaje y la situación en general…
Disclaimer: Jensen no es mío, Jared tampoco. Lo que ocurre aquí es imposible. De verdad, nunca pasará. Espero.
Warning: Considerad esto crack, por favor. No lo toméis en serio porque no está escrito en ese sentido y no me matéis por la ida de olla. Ah, sí. Por increíble que parezca aquí NO hay sexo D:
Beta: taolee &hearts
Nota i: Esto es un regalo para nuka_winch que hoy es su cumpleaños ¡¡FELICIDADES, NENA!! Las putillas nos hemos puesto de acuerdo para regalarte algo en conjunto. Esperamos que lo disfrutes y que este día sera MARAVILLOSO. Miles de besos y cositas bonitas, guapa &hearts
Nota ii: Sería conveniente que los fics se leyeran en este orden:

*Pesadillas antes de navidad: rosa y en botella... por taolee
*39 semanas y media por nuryyyy
*Volviendo al set por almeara
*Friends por flexikuki

Jensen intenta girarse hacia un lado, siente el cuerpo pesado y la cabeza embotada. Le duele hasta las pestañas y siente la boca pastosa. Hay un peso sobre su estomago presionándolo contra la cama e impidiéndole movilidad así que se limita a quedarse boca arriba con los ojos cerrados.

Vaga un rato entre la vigilia y el sueño, pensando en nada en particular. Entonces los recuerdos de la fiesta y su salvaje encuentro con Padalecki lo asaltan.

-Cabrón… -murmura aún sin abrir los ojos.

Se imagina que el peso sobre él debe ser alguna parte del cuerpo enorme de Padalecki pero no escucha otra respiración aparte de la suya. Extrañado, lleva una mano hasta su abdomen. Abre los ojos bruscamente cuando siente que donde debería estar su estomago liso hay una barriga enorme y curvada.

La cabeza le da vueltas. ¿Dónde coño está y qué coño le ha pasado a su barriga? Respira hondo un par de veces tratando de centrarse Vale, está tumbado en la cama de esa estúpida habitación hortera de los volantes donde folló la noche anterior con Padalecki. Vale, un punto resuelto ¿y su estomago Traga con dificultad y mira hacia su estomago para descubrir que está vestido con otra ropa, una camisa que no recuerda que sea suya de color rosa claro y que frente a sus narices hay una barriga enorme.

-Joder, joder, joder.

Jensen intenta ponerse en pie pero su barriga es realmente grande, enorme de hecho. Desde su posición puede comprobar que está en la habitación de la noche anterior pero que está solo.

Le cuesta un par de esfuerzos (y rodar vergonzosamente de lado) pero al final consigue ponerse de pie. Una vez pasada la sorpresa, la barriga no le parece tan enorme aun así no puede parar de mirarla. Se levanta la camisa que lleva y se pasa las manos por la piel tensa, entonces algo se mueve.

Da un grito y casi se cae de espalda sobre la cama.

Algo acaba de moverse dentro de él.

Un alien, piensa en mitad de un ataque de pánico. Tiene un bicho del espacio dentro del estomago y va a salir en algún momento bailando claqué. Bueno, quizás eso último no.

Respira hondo. Una, dos, tres veces. Está soñando. Es eso. Lo que tomó la noche anterior debía ser algo totalmente alucinógeno. No tiene ningún alien dentro del estomago ni del cuerpo; Lo que tiene es una intoxicación como la copa de un pino. Dios, va a matar a Jeffrey. O… Oh, Dios. Todo eso es una broma y de los hijos de puta estos. No sabe cómo han podido hacer lo de su barriga pero ¿Jared y Misha? Esos cabrones pueden hacer cualquier cosa para gastar una broma.



Camina por el salón intentando tranquilizarse mientras rebusca en sus bolsillos en busca del móvil pero éste no aparece. Los cabrones se lo han montado bien. (De todas maneras se pellizca un par de veces en un vago intento de despertarse por? si eso es una pesadilla pero solo consigue hacerse un moratón en el brazo y cagarse en los muertos del que dijo que pellizcarse en un sueño funciona.) Finalmente decide salir de la habitación hacia el bar y buscarlos personalmente para matarlos (matarlos lentamente).

Al salir se da cuenta de que no está en ningún jodido pub a no ser que el local se haya convertido en una casa americana de los años cincuenta. Parpadea un par de veces y se vuelve hacia la habitación para contemplar que hay una ventana con luz.

-¿Qué cojones…?

Camina con cuidado hacia la ventana (el culo aún le duele horrores por culpa de Padalecki que puede darse por hombre muerto) y se asoma fuera. Casi le da un ataque. Está en la típica urbanización de casitas perfectas, hay un hombre cortando el césped en una máquina que debe tener más años que él y un mustang del 53 pasa lentamente por la calle.

-¿Qué coño? Dios, ¿dónde coño me habéis metido, hijos de puta?

Vuelve a respirar hondo y a darse otro par de pellizcos antes de salir de la habitación.

La casa es enorme y hortera porque aquello es lo más cincuentero y clasista que ha visto en su vida. Incluso hay una tarta de arándonos haciéndose en el horno. Todo estaba escrupulosamente ordenado casi de forma milimétrica y no hay rastro de Padalecki o Collins, lo que le pone de peor humor.

Busca un teléfono para llamar a Padalecki pero la teleoperadora (una jodida teleoperadora de verdad, se teme) le informa de que el número con el cual quiere ponerse en contacto no existe.

-¡Mis cojones! –le grita a la voz del teléfono-. ¿Quién eres y por qué estás conchabada con Jared? ¡Pienso mataros a todos!

Cuelga e intenta tranquilizarse pero entonces vuelve a sentir que algo se mueve en su barriga.

-Oh, Dios…

Se levanta la camisa y pasa la mano con cautela por encima de la piel tersa y… ¡¿acaba de ser eso una patadita?! Da un grito y un salto hacia atrás chocando contra la pared.

Eso no puede ser verdad. No puede estar… ¿embarazado? Coño, no hay manera en el mundo que Jared, Misha o Jeffrey puedan conseguir eso… ¿verdad?

-Tranquilízate. Esto tiene una explicación lógica. Ahora no tengo ni la más jodida idea de cuál, pero debe haberla. Venga, va. Piensa Jensen.

Bien. La noche anterior había estado en aquella fiesta de Jeff (jamás volverá a hablarle al muy mamón) y ahora tenía la barriga igual de grande que el estado de Texas y estaba en una casa que no conocía de nada. NADA de esa situación podía estar ocurriendo de verdad. Se pasea de habitación en habitación murmurando para sí mismo.

Está soñando, no hay otra explicación.

Oh, joder. Va a tener que coger cita con un loquero en cuanto despierte porque que sueñe estar embarazado deber significar que hay algo muy jodido dentro de su cabeza.

-¡Hola, bomboncito! ¡Estoy en casa!

La voz de Jared retumba desde el recibidor y Jensen casi se tira por las escaleras para ir a su encuentro.

Se lo encuentra parado al lado de la puerta, vestido con traje de chaqueta y dejando un maletín en el suelo.

-¿Por qué llevas sombrero? –masculla nada más verlo.

¿Por qué llevas sombrero? ¿De verdad, Jensen?, se dice a si mismo mientras Padalecki sonríe ampliamente y lo deja sobre el perchero del recibidor.

-Porque es la moda, cariñito mío.

-¿Cariñito? ¿mío?

Jared sonríe ampliamente mientras se acerca hacia él y lo rodea con sus enormes brazos. Jensen intenta evitarlo pero Padalecki ya lo está envolviendo en un abrazo de oso y dándole un beso en los labios.

-Para ser un sueño esto es muy real, colega –masculla alejándose de su amigo.

-¿Sueño? ¿Estás bien, conejito?

-¿Conejito? –da otro paso alejándose de Jared-. Mira, puede que seas un producto de mi subconsciente drogado y evidentemente listo para la paternidad, pero vuelve a llamarme conejito y te abro la cabeza con la puerta del horno.

Padalecki parpadea sorprendido, los labios entre abiertos y una expresión de completo desconcierto.

-¿Estás bien, Jen? –Jared tiene el tino de no usar ningún apelativo asquerosamente cariñoso-. ¿Está bien el bebé?

El grandullón hace ademán de acercarse a tocarle la barriga pero Jensen lo esquiva. Una cosa es estar teniendo una alucinación obviamente inducida por algún tipo de droga donde está preñado y otro ponerse a jugar a las casitas.

-¿Cusita mía? –pregunta Padalecki dando otro paso así él.

-¿Cusita? Joder, en serio, tío. Necesito ir a ver a un psicólogo en cuanto despierte.

-¿Despertar? No estás dormido, cariño.

Jensen suelta un bufido.

-Mira, puede que seas una idealización totalmente quinceañera de mi mente pero, de verdad, no me llames cariño o algo por el estilo. Es escalofriante hasta en mis sueños.

Jared lo mira sin entender.

-Bien, –acepta finalmente dando otro paso hacia él- no usaré ningún apelativo cariñoso pero ¿está todo bien? Me estás preocupando, Jensen.

-Si quitamos el hecho de que estoy teniendo el sueño más vívido y extraño de mi vida, que estoy embarazado y que vivimos en lo que parece ser la casa de la pradera… Sí, Jared. Creo que estoy bien.

Padalecki no parece creerle pero asiente lentamente y se dirige hacia la cocina. Jensen se queda parado en mitad del recibidor pellizcándose de nuevo. Jared reaparece un minuto después.

-¿Y la cena?

-Yo qué cojones sé.

Jared abre los ojos de forma desmesurada.

-¿Y ese lenguaje?

-Es mi lenguaje de siempre, tío.

-No –masculla-. No es tu lenguaje de siempre, cone... –se para a mitad- Jensen.

-Bueno, quizás para tu yo de mi subconsciente no, pero para tu yo de la vida real, sí.

-¿Qué?

-Mira déjalo. Voy a tirarme por la ventana.

-¿¡¡Qué!!?

Jared lo para a mitad de camino hacia el piso superior.

-¡Quita, bicho! –le grita dándole un manotazo.

-No, Jen. Te pasa algo. Hablas raro, dices locuras y no has hecho la cena.

Ah, ¿tenía que hacer la cena? Qué mentalidad más machista, ¿no?

-Y ahora dices que te vas a tirar por la ventana, ¡estás asustándome!

-No, no –lo intenta tranquilizar-. No te asustes porque solamente me despertaré, ¿vale? Es como cuando sueñas que caes y cuando llegas al suelo, ¡BAM! –da un palmada haciendo que Jared de un brinco porque no se lo esperaba- te despiertas. A mí me pasa siempre. Voy a despertarme y ya.

Padalecki lo mira fijamente, la boca abierta y las pupilas dilatadas.

-¿Lo dices en serio?

-Pues claro, tío. Ésto empieza a ser raro porque técnicamente estoy discutiendo con mi subconsciente sobre despertarme o no. Raro, tío. Muy raro.

Jared niega bruscamente con la cabeza.

-No, mira… -se calla sin saber qué decir-. A ver, voy a llamar a Jeffrey y que venga a verte porque esto no es normal.

-¿A Jeff? No quiero ver a ese cabrón ni en pintura.

-¿Cabr…? No, déjalo. Jensen –Jared lo agarra por los brazos y lo mira directamente a los ojos- por favor, déjame llamar a Jeffrey, ¿de acuerdo? Quédate aquí, Jen y déjame que vaya al teléfono y llame, por favor. Hazlo por mí.

Jensen lo mira fijamente antes de suspirar y asentir. Total, qué más da. Quizás se despierte antes y así podrá patearle los huevos a Jeff en la vida real. O, mejor, hacerle beber cantidades industriales de la bebidita rosa de los cojones.

Se queda donde está mientras Jared va hacia el teléfono. Padalecki le lanza miraditas mientras va girando la ruedecita de los números. Jensen se cruza de brazos sobre la barriga pero se siente extrañamente incómodo y los descruza enseguida.

-¿Misha?

¿Misha? ¿Qué cojones hace Jared llamando a Misha? ¿No iba a llamar a Jeff? Bueno, realmente da igual. Es un sueño, coño. Lo raro sería que algo tuviera sentido. Aunque, ¿es normal que un sueño sea tan real? Puede sentir los olores perfectamente, escuchar el ruido de la calle y la charla de Jared por teléfono e incluso siente un ligero dolor en los riñones. Dolor que se va intensificando momento a momento ahora que lo piensa.

Se lleva la mano a los lumbares para masajearse distraídamente mientras Jared se acerca hacia él.

-Jeff viene ahora.

-Ya, claro.

-Jen… -murmura acercándose con su mejor mirada de cachorrito y, joder, Jensen siempre ha sido débil ante esa mirada-. Me tienes preocupado. ¿Estás así por mi culpa?

Jensen está tentado de decirle que sí. Al fin y al cabo si está preñado o lo que sea debe ser culpa del gigante, ¿no? Pero una parte suya siente debilidad por Jared y, bueno, está soñando, ¿no? Nadie se va a enterar si se deja llevar un poco.

-No, -asegura- solamente estoy teniendo el peor día de toda mi existencia. Y eso te lo dice alguien que tiene que convivir con tus gases.

Jared sonríe un poco.

-Bien, solamente es un mal día… -se inclina a besarlo con miedo pero Jensen lo agarra de la nuca para darle un beso en condiciones.

-En mis sueños besas igual de bien, mamón.

Padalecki aprieta los dientes y se separa ligeramente de él.

-Voy a hacer café. Creo que nos hará falta –se gira hacia la cocina pero se para a mitad de camino-. Creo que a ti te haré mejor una tila.

Jensen se encoge de hombros y se sienta en el sofá. El dolor de los riñones se está volviendo insoportable por momentos.

-Joder… esto es muy real –murmura mirándose la barriga mientras se masajea la espalda.

No sabe exactamente cuánto tiempo lleva sentado cuando alguien llama a la puerta y Jared se apresura a contestar. Escucha la voz familiar de Jeffrey y, para su sorpresa, la de Misha. Se gira para mirar sobre el respaldo del sofá a los recién llegados y su mandíbula casi toca el suelo.

Misha también está embarazado.

-Oh, joder… -se pone en pie con dificultad (¿cómo cojones lo hacen las mujeres?) y mira a los recién llegados-. ¿Tú también?

-¿Yo también? –Misha se pasa la mano distraídamente por la barriguita que por algún motivo totalmente injusto es más mona y redondita además de más pequeña que la suya-. No entiendo, Jensen.

-Estás… -señala su barriga pero al ver la mirada que comparten Jeffrey y Jared se calla-. Nada, olvídalo.

Collins asiente suavemente y todos se quedan en silencio. Jeff carraspea finalmente y se acerca hacia él. Jared se gira hacia Misha y le pide ayuda con el café.

-Claro –murmura el hombre-. Estaremos en la cocina, cariño –añade mirando a Jeff.

-¿Cariño? –Jensen casi grita-. Oh, Dios. ¿Mi mente está realmente jodida, verdad?

Jeffrey sonríe y niega suavemente.

-No, no lo está Jensen. Jared me ha comentado por teléfono que estás… diferente pero eso no es necesariamente malo. Muchos embarazos pueden conllevar trastornos para la persona que lo experimenta.

-¿Qué? ¿Qué coño dices? No me jodas que eres mi médico o algo así.

-Claro, Jensen. Y un buen amigo.

-Ja, sobre eso tengo dudas, cabrón.

Jeffrey se congela.

-¿Perdón?

-Que digo que tengo dudas, cabronazo. Me llevaste a una fiesta sorpresa donde había bebidas con drogas y no sé qué mierdas. Después desapareciste y Jared me llevó a una habitación horterísima y ¡me folló sin preparación ni nada, tío! ¡Aún me duele el culo! –se va acalorando por momentos mientras Jeffrey parece fliparlo, sin duda su Jeff mental es un mojigato-. Y ahora estoy teniendo un sueño alucinógeno del que no me despierto y… Espera, ¡¿estoy en coma?! Oh, joder. Lo mismo es esto lo que sientes cuando estás comatoso…

Se lleva ambas manos la cabeza desesperado.

-¡Por eso no puedo despertar! –se acerca hasta Jeffrey agarrándolo de los hombros y gritándole a la cara-. ¡Ahora soy un vegetal en algún hospital! Oh… ¿y si me encontraron en esa fiesta desnudo y evidentemente recién follado? –zarandea al hombre- ¿Habrá llegado a la prensa? ¡DIME QUE NO ESTOY SALIENDO AHORA MISMO EN TODOS LOS TÍTULARES DEL PAÍS! ACTOR ENTRA EN COMA DESPUÉS DE UNA ORGÍA DE SEXO Y ALCOHOL. SEXO GAY.. Dios, dime que-…

-¡Jensen! –grita Jared entrando en la habitación-. Suelta a Jeff, le estás haciéndole daño.

-¿Daño? ¡YO ESTOY EN COMA! –le grita.

-No estás en coma, Jensen –Jeffrey intenta tranquilizarle mientras se suelta de su agarre.

-¡Ya claro! Sabré yo si estoy en coma o no –masculla irritado.

-Estás aquí y despierto, Jen –murmura Jared.

-Estoy aquí y NO despierto. Ese es el quid de la cuestión.

Jeffrey se gira a mirar a Jared y a Misha que lo observan preocupados.

-Puede que esto sea un algún tipo de psicosis –asegura acercándose hacia ellos.

Jensen suelta un bufido.

-¡Si, claro! Sufro la clásica psicosis del hombre embarazado. Aunque espera; Lo mismo estoy pirado y en coma. ¿Por qué no, eh? –mira al techo-. ¿Yo que he hecho para merecerme esto? Dios, eres un cabrón y…

Se calla bruscamente cuando el dolor de los riñones se intensifica de pronto. Se dobla por la mitad mientras el dolor se le desplaza hacia la barriga y algo húmedo comienza a mojarle los pantalones.

-¿Jensen? –grita Jared corriendo hacia él-. ¡Se ha puesto de parto!

-Hay que llevarlo al hospital. Ha roto aguas.

-¡Soy un hombre, no puedo romper aguas! –grita en mitad de la agonía de dolor.

-¡Voy a por las cosas del bebé! –grita Misha.

Jensen aprieta los dientes hasta que el dolor para y entonces se incorpora lo suficiente para mirar a Jared.

-Te voy a matar.

-¿¡Conejito!?

-LLAMAME CONEJITO OTRA VEZ Y TE MATO. ¡¡OS MATO A TODOS!!

El dolor parece amortiguarse durante un rato maravilloso mientras lo llevan casi en volandas hasta la calle, pero entonces vuelve y es mucho más fuerte. Intenta no gritar pero es tan fuerte que se siente como si fueran a arrancarle el estomago a través de la ingle o algo así.

-¡Haz que pare! –grita de pronto mientras lo meten dentro de un coche y Jared ocupa el asiento a su lado.

-Aguanta – le dice Jared-. Recuerda las clases de preparación al parto.

-¡YO NO HE IDO A ESAS CLASES! –le grita de nuevo.

-Cariño, los vecinos… - le pide Jared mientras se inclina sobre él.

-ME IMPORTA UNA MIERDA LOS VECINOS. SÁCAME ESTO DE DENTRO. ¿CÓMO LO SOPORTAN LAS MUJERES? ¡DIOS, LA PRÓXIMA VEZ QUE VEA A UNA EMBARAZADA LE HARÉ LA PUTA OLA!

-¡¡Jensen!! –le grita Jared casi tumbándose sobre su estomago. El dolor se hace insoportable-. ¡Cálmate!

-¡¡Quítate de encima!! ¡¡¡DUELE MÁS, PEDAZO DE GIGANTE ANALFABETO!!!

Jared sigue gritando su nombre, Jeffrey se une al corro y desde alguna parte le llega el ruido de música. Misha se ríe a carcajadas mientras los otros dos siguen gritando. El dolor es seco y sordo, como si estuvieran intentado arrancarle el estomago. Comienza a ver luces tras los ojos cerrados que no recuerda haber cerrado y entonces comienza a gritar mientras todo da vuelta.

Se despierta gritando y dando patadas. Escucha un grito y algo grande y pesado golpeando el suelo. Se queda mirando el techo desubicado, aún con un dolor intenso en el estomago aunque nada comparado con lo de antes.

Tarda un rato en darse cuenta de que realmente estaba soñando. Sigue en la misma habitación hortera donde se había quedado dormido pero su barriga está completamente lisa. Se pasa las manos por encima con desesperación, olvidando el dolor de estomago y el malestar general. ¡¡Está despierto!!

-¿Qué coño te pasa? –pregunta enfadado la voz de Padalecki.

-¿Qué? –se incorpora sobre los codos para mirar hacia el suelo; allí está Jared completamente desnudo y despeinado.

-¡Me has pegado una patada y me has tirado de la cama!

Jensen suelta una carcajada aliviado y se tumba de nuevo. Le duele todo el cuerpo como si acabaran de matarlo pero al menos no está en una pesadilla donde está embarazado y Jared lo llama conejito.

-Serás cabrón –lo oye quejarse mientras recoge su ropa.

-¿Yo? Tú eres el que me hacia un bombo, capullo.

Jared se queda quieto bruscamente.

-¿Qué?

-Nada, nada.

Escucha bufar a Padalecki.

-Vístete, anda.

Jensen se incorpora a duras penas y comienza a ponerse la ropa. Le duele todo el cuerpo y solamente quiere dormir durante el resto del mes. Después tendrá una charla con Jeffrey acerca de sus fiestas sorpresa.
Tags: au, fic, pairing: jared/jensen, raiting: nc17
Subscribe

  • Post a new comment

    Error

    Anonymous comments are disabled in this journal

    default userpic

    Your reply will be screened

  • 12 comments