Nury (nuryyyy) wrote,
Nury
nuryyyy

  • Mood:

Tres no son multitud (depende, claro)

Título: Tres no son multitud.
Fandom: RPS
Pareja: Jared Padalecki/Misha Collins. Jensen Ackles.
Rating: NC-17 (o más, ya ni lo sé)
Beteado por: taolee
Advertencias: Sexo. Mención de la Daniela. Sexo. Tíos guapos dándose amor. Sexo.
¿Algo más?: El primer fic que termino de aquellos que pedisteis en esta entrada. Qué sea el que me pidió la marida es pura coincidencia (en serio, no tengo la culpa de tener una mente calenturienta que ve sexo entre estos tres a todas horas). Pues eso. El fic que me pidió darkilluz. Espero que te guste, nena. Me ha costado un huevo terminarlo, pero merece la pena si te alegro un poco el noche (espero, coño XDD)
¿Algo más bis?: Gracias a taolee, porque sin ella nunca hubiera terminado. En serio, llevo escribiendo esto cerca de un mes y solamente su insistencia a conseguido que terminara. Gracias por las buenas ideas y por aguantarme hablando del fic una y otra vez, cariñu.


Jared intenta controlar la risa mientras Misha habla por teléfono con la pizzería, aunque el tío parece que está hablando en broma. Ha comenzado la llamada con un Hola, subalterno que no le debe haber molado nada a la persona del otro lado de la línea telefónica. Ha seguido con un ¿no te alegras de oír a tu líder mundial? y ha continuado con No, no. Con Obama, no. Aunque somos colegas. Jared no tiene ni idea cómo la llamada sigue en curso.

—Me han colgado —bingo. Lo extraño es que no hubieran colgado antes. —Serán… me voy a quejar a su jefe. No, mejor a la CIA. Jensen, ¿tienes el número del director del FBI?

El aludido levanta la cabeza del cojín sobre el que está tirado y gruñe algo inteligible antes de caer de nuevo. Jared comienza a reír más fuerte. Es curioso ver a Jensen tirado en el suelo de su apartamento, completamente borracho y balbuceando maldiciones contra Misha.

Realmente no es curioso. No, no lo es y menos teniendo en cuenta que está así por su culpa (y por la de Misha) que se lo han llevado de copas.

Lo que pasa es que Jensen había cortado con Danneel hacía una semana y se había pasado todo ese tiempo en un estado de absoluta capullez. Capullez según Jared, claro, porque nadie más lo había visto. Jensen había ido a rodar, había dicho sus frases, había charlado con los guionistas, había discutido con Sera y había vuelto a casa. Todo muy normal, demasiado. Y que todo sea muy normal después de haber roto con tu novia no debe ser normal. Así que Jared agarró a Misha por banda y entre los dos se lo habían llevado de copas por la mitad de bares de Vancouver (eso a las cuatro de la tarde). Habían acabado en el apartamento de Jensen y con éste borracho como una cuba. Al final se les ha ido la mano y Jensen no se ha desahogado, simplemente se ha cogido una cogorza. Y ellos querían emborracharlo para sacarle lo que le pasaba realmente, pero no ha habido manera. Jensen ha llegado al apartamento, se ha tirado en el suelo, agarrado un cojín y se ha puesto a dormir la mona.

Game Over.

Otro día será.

—Está demasiado borracho, joder.

Misha le da un golpecito con el pie en la pierna y Jensen lo manda a la mierda, aunque suena algo así como Mesha, cabrón. Vete, mierda. Jared sigue riéndose sin poderlo evitar, abierto de piernas en el sofá y con toda la intención de no parar. Misha lo mira y sonríe.

—Ahora podríamos violarte, Ackles —le dice a Jensen que se revuelve medio dormido en el suelo. —Abusaríamos de tu culo.

—Precioso culo —colabora Jared antes de soltar otra carcajada y estirarse hacia atrás.

—Tampoco hay que pasarse, —masculla Misha— mi culo es más bonito.

—Pues yo no sabría con cuál quedarme.

Jared le dedica una sonrisa enorme a Misha, observa como éste esquiva el cuerpo de Jensen y llega hasta él. Misha también sonríe. Mucho, demasiado.

—Con el mío, joder. Que para eso dominaré el mundo.

—Pensaba que lo dominabas ya, Mish.

Misha suelta un bufido y se sube a horcajadas sobre sus piernas, Jared se echa hacia atrás para dejarle hueco.

—No hay que ser ambicioso, Jay. Todo a su debido tiempo.

Gran verdad, pero Misha es un ambicioso y un exhibicionista. Mucho, todos los saben. Le gusta llamar la atención y hacer que todos rían con él. Misha es demasiado brillante para el mundo y a Jared le encanta.

—Ya, claro…

Le coge el culo y se lo pone sobre la entrepierna, dejando que se acomode como él quiera. Misha se remueve un poco inclinándose hacia delante y pone una mano en el respaldo del sofá.

—¿No me crees?

—Obviamente no.

Misha sonríe, una de sus sonrisas de veinte mil vatios, y se inclina hacia delante. Ladea un poco la cabeza, le tantea los labios y se separa antes de llegar a besarlo. Jared le clava los dedos en el culo.

—Chico malo… —Misha le da un suave beso en la comisura de los labios y Jared sonríe, encantado. —Debería castigarte.

—Genial.

Jared echa la cabeza un poco hacia atrás y mira hacia arriba porque, al estar Misha sobre él, queda un poco por encima suya. Además, Jared se ha escurrido un poco por el sofá para estar más cómodo.

Misha le agarra la cara con las manos y comienza a darle pequeños besos. Labio contra labio y un poquito de lengua, pero sin llegar a comerle la boca. Jared le mete una mano bajo la camiseta y le acaricia la espalda lentamente, dejándose llevar por el juego lento de Collins. Misha ladea un poco la cabeza y entreabre los labios, dándole un beso un poco más húmedo. Jared abre la boca y lo sigue un poco de forma perezosa, tranquila.

El alcohol le hace sentirse más pesado, pero no está borracho como Jensen. Misha tampoco llega al término de Ackles, pero está obviamente achispado sino ni de coña lo besaría así. Tan dulce, tan suave… con esa calma que parece susurrarle que tienen toda la noche.

Es extraño, pero le gusta.

—Hmmm… —Misha se separa un poco de él y se saca la camiseta, despeinándose. Inmediatamente vuelve a buscarlo, mordiéndole los labios y jugando se esa forma tan perezosa, pero excitante. —No te puedo castigar.

Misha murmura contra sus labios y Jared sonríe, no lo puede evitar. Le recorre la espalda con una mano y el pecho con la otra. Le pellizca un pezón suavemente y se echa hacia delante buscándolo con la boca. Lo rodea con la lengua y lo muerde con suavidad. Misha le agarra la cabeza con las dos manos, apretándolo contra él, y le gime el nombre casi ronroneando. Qué piba que es a veces…

—Oye, ¿estás ovulando? –Jared no puede evitar soltar una risita antes de morderle el pezón.

—Calla, subalterno.

Y Jared se calla porqué es mucho más divertido hacerlo jadear.

Sube por su pecho dando pequeños mordiscos y se entretiene en el cuello, lamiendo. Lo muerde lo justo para no dejar una marca roja y pasa la lengua, solo la punta. Le encantaría marcarlo pero sabe las consecuencias y no quiere joderle la vida a nadie.

Jared sigue trazando un recorrido por su cuello hasta la oreja, donde muerde y lame el lóbulo. Jadea contra su oído mientras le aprieta con fuerza el culo y lo hace restregarse contra su erección. Misha se mueve sin pensarlo y le busca la boca. Sus besos ya no son tan suaves, pero siguen teniendo una candencia perezosa. Collins se aferra con una mano a su cabello y la otra se cuela bajo la ropa, tanteando su pecho.

—Espera… —Jared le habla contra los labios y se separa un poco para quitarse la camisa que lleva abierta, la deja de cualquier forma sobre el sofá y levanta los brazos para que Misha le saque la camiseta. Vuelven a besarse al instante.

Misha parece estar especialmente sensible y a punto de derretirse en cualquier momento. Jared le pasa la mano sobre el bulto de su entrepierna mientras echa un vistazo sobre su hombro. Jensen sigue dormido y durante una fracción de segundo se pregunta cómo pueden estar montándoselo así delante de él. Es más, ¿van a hacerlo mientras éste está durmiendo la mona? Jared sabe que esa idea debería echarle para atrás, pero no lo hace ni mucho menos. Se pone más cachondo pensando que tienen compañía.

—¿Te pone pensar que Jensen está dormido en el suelo? Porque yo me estoy poniendo cachondo solo con imaginar que podría despertar, ¿crees que se uniría? —palpa con más fuerza su entrepierna notando lo dura que la tiene. —Yo creo que sí. Podría follármelo mientras él te lo hace a ti, ¿no te gustaría?

—Sí —Jared nota al instante que lo dice completamente en serio y está a dos segundos de llamar a Jensen a gritos, pero se contiene. Deja que Misha le explore el pecho y le tire del cinturón mientras le come el cuello. —Pero ahora estamos nosotros solos, ¿no? —mueve el culo hacia atrás dejando espacio y se yergue un poco.

—Eso me parece.

Misha sonríe separándose de él y le tira del cinturón, sacándolo por las trabillas. No pierde tiempo en abrirle los pantalones y meter la mano por dentro, tocándolo con suavidad. Jared tiene que morderse los labios y dejarse hacer, estirándose hacia atrás y observando fijamente el cuerpo de Misha moverse. Collins le toca la polla casi con cuidado y comienza a mover los dedos con suavidad, haciendo la fricción justa. Jared se muerde los labios y mira la escena que tiene ante sus ojos sin perder detalle. Misha le pasa el pulgar por la punta de la polla, esparciendo el líquido pre seminal y apretando un poco con el resto de los dedos. Mueve la mano con un poco más de fuerza, empujando contra su tripa y dejándolo sin aliento.

—Joder, tío… —el aire le sale con mucha fuerza mientras devora con la mirada los labios de Misha, observando cómo se los muerde y se pasa la lengua por encima. No se pierde detalle de cómo se arquea hacia delante y como su mano se mueve con más fuerza a media que se excita más. —Hey, no me voy a rom-…

Se queda a media frase cuando Misha le suelta la polla y se lame la mano antes de volver a masturbarlo de nuevo. La fricción es más húmeda y rápida, Jared no puede evitar soltar un gemido desde lo más hondo de su pecho. Se mueve casi por inercia y le pasa las manos por las piernas, subiendo hasta su culo y apretando con fuerza. Misha se mueve un poco hacia él, con una sonrisa deliciosa en sus labios y promesas de pornografía en su mirada clara.

—Misha… —Jared echa la cabeza hacia atrás y mueve las caderas embistiendo contra la mano de Collins. Éste por su parte suelta una risita mientras se inclina hacia delante y le muerde el cuello. —Oh, Dios.

Jared le aprieta el culo con las manos y suelta un gruñido cuando siente los dientes de Misha clavarse en su nuez, apretando. Lo deja hacer, sin importarle que le deje el cuello lleno de marcas y el lunes tengan que maquillarle las marcas entre bromas. Le da absolutamente igual, porque lo que está haciéndole Misha en la polla debe ser pecado en todo Estados Unidos y parte de Canadá. (Dios, en serio. Algún día le preguntará como puede mover la muñeca así.)

—Dios… joder. M-me voy a correr, Misha. En serio, me voy a c-correr en tu jodida mano —la voz le sale estrangulada mientras embiste contra la mano de Collins.

—Venga, Jay. Quiero verte mientras te corres —deberían prohibirle hablar así. Dios, que alguien le diga que su voz suena a pornografía pura. —Venga, grandullón. Correte entre mis dedos, venga. Me encanta mirarte mientras terminas.

Jared suelta un gruñido desesperado e intenta devolverle la mirada a Misha, lo intenta. Pero no puede. Ver sus ojos claros brillando como un demonio, sus labios húmedos y su pelo revuelto. Ver todo eso y sentir su mano e incluso escuchar sus hmmm, ¿te gusta, Jay? ¿eh? ¿Te gusta? es demasiado para cualquier ser racional. Levanta las caderas medio desesperado y se muerde los labios sintiendo el orgasmo cosquillearle en la punta de los dedos. Se deja ir con la piel ardiendo y los labios de Misha humedeciéndole la mandíbula. Es un orgasmo rápido, que lo deja con el cuerpo relajado, pero la mente alterada.

—Oh, joder.

Misha le ronronea al oído, el muy cabrón, y se separa para mirarlo a lo ojos, aún sentado sobre sus rodillas. Jared suelta un bufido y comienza a abrirle los pantalones. Collins se echa hacia atrás y se deja hacer, tranquilo.

—Levanta —le exige mientras termina de abrirle los pantalones. —Te voy a comer la polla hasta que me supliques que pare.

Misha no se hace de rogar y se baja de sus rodillas, quedándose de pie entre sus rodillas. Jared se echa hacia delante y abre las piernas para acomodarse mejor en el borde del sofá, así solo se tiene que agacharse un poco para tener la erección de Misha a la altura de su boca. No puede evitar relamerse.

Le baja los pantalones y los calzoncillos hasta el suelo con un movimiento fluido y se inclina hacia delante para lamerle el ombligo, clavando un poco la dientes. Misha suelta un pequeño suspiro y mueve las caderas, buscando que él le coma la polla. Jared lo complace metiéndose la punta en la boca y lamiendo como si se tratara de un caramelo. Se lo saca y hace el recorrido de una vena con la punta de la lengua. Sus manos se cierran sobre su culo y aprieta.

Se la come sin prisas mientras Misha le coge del pelo y todo se vuelve un poco más guarro por momentos.

—Jay… —Misha gime con fuerza. —Joder.

Jared le da un lametón a la punta y pasa los labios por el costado hasta la base, cerrando los labios un poco antes de volver a subir. Se la vuelve a meter por completo en la boca y se la chupa hasta que nota que alcanza la garganta. Ese gesto hace que Misha casi se corra y le clava los dedos en el cabello mientras aprieta el culo bajo sus manos. Jared comienza a gemir incoherencias contra su polla y no puede evitar pensar en lo excitante que es todo, en que Jensen podría verlo y en las ganas que le tiene a Misha.

Se la saca de la boca con un ruido húmedo y desliza sus dedos desde la base hasta la punta, acariciando con el pulgar y humedeciéndose los dedos con el líquido pre seminal. Mira hacia arriba para encontrarse con las pupilas dilatadas de Misha y la lengua recorriendo sus labios.

—¿Te gusta, Misha? —Jared sonríe un poco mientras Collins mueve las caderas contra su mano. —Seguro que estás deseando que te la meta, ¿eh? Joder, tío. Qué la tienes durísima.

Collins suelta un jadeo y le hunde una mano con más fuerza entres los cabellos. Jared sonríe mientras se inclina hacia delante, saca un poco la lengua bajo su atenta mirada y le da un largo lametón a la punta de su polla. Misha suelta un siseo entre dientes y mueve las caderas con fuerza.

Jared suelta una risita baja y vuelve a masturbarlo casi con pereza.

—Joder, Jay… Hazlo… Joder, venga —Misha se muerde los labios mientras mece suavemente las caderas.

—Impaciente —susurra deslizando una mano por su culo mientras se echa hacia atrás y lo atrae hacia él. Misha lo sigue sin decir palabra y se sube al sofá dejando las piernas de Jared entre las suyas. Sonríe al verlo entrecerrar los ojos y embestir suavemente contra el aire, medio desesperado. —Hmmm… Voy a meterte tres dedos en el culo, Mish. ¿Vas a ronronear para mí?

—Mételos y ya te diré qué hago —Jared suelta una carcajada perruna y le tantea su entrada suavemente con los dedos húmedos de saliva y liquido pre seminal.

—¿Te pone cachondo pensar que te la voy a meter delante de Jensen?

Misha suelta un gemido entrecortado y mira sobre su hombro; Jensen sigue tirado sobre el suelo, removiéndose. Collins se agarra con más fuerza al respaldo del sofá y Jared aprovecha para deslizar un dedo dentro con suavidad.

—Venga, joder. Te pone cachondo que nos pueda mirar, ¿eh?

—Calla.

—Te pone tan burro que podrías correrte. Lo noto, tío. Estás estrechando el culo. Cuando te la meta te vas a correr a los dos segundos —Misha suelta un gemido y Jared tiene que levantarse un poco para besarlo con mucha lengua, pero poca concentración. —Oh, joder. Cómo me gusta, Misha. Me lo imagino y… Hmmmm.

Mueve el dedo con suavidad sacándolo hasta la última falange antes de volver a deslizarlo dentro hasta la base. Misha mueve las caderas siguiéndolo y le da el placer de introducir otro dedo, moviéndolos con un poco más de fuerza.

Misha se retuerce contra los dedos y gime desesperado. Se agacha un poco y abre más las piernas consiguiendo que su trasero quede más abierto, disponible para los dedos exploradores de Jared. Éste lo besa con mucha lengua, gimiendo guarradas contra sus labios y uniendo otro dedo a la ecuación. Misha ya parece al borde del orgasmo mientras le araña el pecho desnudo y le tira del pelo, moviendo las caderas contra los lagos dedos de Padalecki.

Jared quiere metérsela ya, ya, YA. Se va a morir si no lo hace, necesita sentirse atrapado por ese cuerpo elástico y flexible. Joder, sabe bien lo flexible que es el jodido Misha Collins. Mueve los dedos buscándole la próstata y la presiona mientras le sonríe contra los labios. Misha se arquea casi hasta lo imposible, expone el cuello, y Jared no puede evitar morder esa barbilla, rasparse con la sombra de barba que le enrojece los labios y se los irrita. Pero le importa una putisima mierda, porque Misha gime desde el vientre y parece volverse miel entre sus dedos.

Saca los dedos porque no puede más, levanta el culo y busca su cartera a tientas entre besos llenos de lengua y palabras sucias. Misha es un poco guarro cuando quiere y Jared lo anima a decirle cómo se siente, cuánto le gusta que se lo vaya a follar.

—Hazlo.

Húmedo, caliente, casi líquido.

Misha se arquea contra él, se relame los labios mientras Jared rebusca en la cartera y saca un preservativo. Collins se lo quita de entre los dedos, lo abre sin decir palabra y Jared tiene que apretar las mandíbulas mientras se siente envuelto por el látex.

—Joder… —aprieta los labios y lo agarra bien por el culo, lo acerca hasta su polla, lo coloca justo cómo lo quiere. —Venga, vaquero.

Misha pega su frente contra la suya y lo mira a los ojos, están tan cerca que Jared lo ve desenfocado.

—P-paleto.

—Hey…

Se ofende y embiste hacia arriba, Misha se arquea hacia atrás mientras Jared entra completamente. Ríe. Padalecki no puede evitar reír y apretarle el culo, posesivo.

Ambos aguantan la respiración. Misha mueve las caderas y Jared lo imita suavemente, embistiendo. La fricción es tan caliente que le quema por dentro, no debería ser tan estrecho. No debería. La fricción, el calor, el alcohol, TODO, lo van a matar; Jared lo nota, lo siente.

—Jay… —Misha le gime el nombre, casi se lo ronronea y Jared embiste de nuevo. Todo músculos en tensión y labios calientes contra su cuello, mordiéndole el mentón. —Dios…

—Sí, Misha —susurra deslizando una mano desde su culo, acariciándole las caderas y tocándole la polla con la presión justa. —Venga, cabálgame.

Misha se mueve casi con cuidado, levanta las caderas, las gira un poco y ronronea. Joder, ronronea. Casi se pone a maullar contra sus labios mientras Jared mueve una mano sobre su polla y levanta las caderas.

Jared le mete la lengua entre los dientes, rozándolos suavemente, y Misha le devuelve el beso con mucha saliva mientras mueve el culo. Padalecki le agarra con las dos manos y lo ayuda a moverse. Collins se toca la polla mientras que le araña el cuello. Jared embiste, Misha lo recibe. Se comen los labios de una manera que podría ser sacada de cualquier película porno, una especialmente buena.

—Joder… —Misha levanta las caderas y Jared le aprieta el culo, la fricción lo vuelve loco.

—Más r-rápido… más… ahhhhh.

Misha se olvida de sus labios, le lame el cuello y deja la cabeza apoyada allí mientras sus caderas se mueven más rápidamente. Jared gruñe, abre un poco las piernas y embiste con fuerza hacia arriba. Sí Misha quieres más rápido, él se lo folla a la velocidad de la luz, coño. Cómo, cuándo, dónde quiera.

—Dios, Mish… —le sale la voz con poca fuerza y mucha saliva. —Tu culo, joder.

Abre los ojos y mira cómo se toca la polla, cómo el líquido pre seminal le mancha los dedos mientras se pasa el pulgar por la punta. Jared siente ganas de comérsela de nuevo. Joder. Está perdiendo la cordura.

Levanta la mirada y vuelve a gruñir, los dientes de Misha clavados en la piel del cuello. Su polla atrapada en su culo. Y, entonces, lo ve. Lo ve, joder. El jodido Jensen Ackles los está mirando y no es con una mirada ofendida, molesta. No. Joder, los mira y se lame los labios. Se lame sus jodidos labios (esos con los que suele fantasear) y Jared siente que le falta el aire porque lo mira directamente a los ojos, lo mira mientras se folla a Misha y es justo lo que estaba deseando que hiciera.

—Oh, joder… —Le falta el aire y apenas puede devolverle el beso a Misha cuando éste lo busca exigente, al borde del orgasmo.

Cuando lo vuelve a mirar, Jensen, (hijo de la gran puta) se ha desabrochado los pantalones y se la está machacando. Dios, se masturba mientras los mira. Con las pupilas dilatas por culpa del alcohol y el deseo. Con el pelo despeinado como si se lo acabaran de follar.

AhsísíDios

Misha se arquea contra él mientras Jensen sigue tocándose aún tirado en el suelo. Jared siente todo el cuerpo caliente y pesado cuando lo ve levantar las caderas y mira (joder, joder) el punto justo en que su cuerpo se une al de Misha. Jared ya no está muy seguro de poner llegar a aguantar el orgasmo, le cosquillea el cuerpo y le arde todo.

—¿S-sabes una co… una cosa, Mish? —no sabe cómo consigue decirle eso a Misha, pero lo hace. Húmedo contra los labios, frente contra frente.

Misha le muerde los labios, se los lame, le folla la boca con la lengua sin sentido, demasiado al borde del orgasmo como para parar a pensar en las palabras de Jared. Éste cambia el ángulo de las embestidas y no sabe cómo pero golpea el punto mágico. Misha suelta un gemido desde lo más hondo del pecho, Jared le hunde los dedos en las caderas y mira a Jensen sobre el hombro de Misha.

—Jensen nos está mirando… —susurra contra su oído, suena a secreto sucio y sábanas deshechas. —Y se toca, nene.

Misha se remueve, su cuerpo adopta un ángulo extraño mientras las caderas de Jared no le dan tregua, y mira sobre su hombro. Suelta todo el aire que tiene en los pulmones, gime con fuerza y todo parece perder el sentido.

Oh, joder.
Jared lo siente contraerse a su alrededor mientras todo se vuelve demasiado caliente y una gota de sudor le recorre la sien, sin prisas, casi perezosa. Se corre sintiendo que Misha lo aprieta con su trasero y viendo cómo Jensen levanta las caderas. Collins se muerde los labios y termina sobre su vientre. Jared siente lava líquida en las venas.

Gime algo sin sentido mientras embiste contra Misha, errático y sin sentido. Sólo puede pensar en Jensen y en su mirada. Y en Collins y su forma de apretarlo mientras se corría con fuerza y mucho aire. Siente que el cuerpo le arde y que las pocas neuronas que se han salvado a sus atracones de azúcar deben de haber muerto en ese mismo momento.

Tarda un buen rato en recuperar la respiración. Misha descansa sobre él, la cabeza en el hueco del hombro, y puede sentir su aliento caliente contra el cuello. Cuando abre los ojos se encuentra con Jensen, que se ha levantando y se ha acercado hasta ellos. Se miran durante una fracción de segundo antes de que Ackles se incline y le dé un beso lleno de lengua.

—Hmmm… —Misha se remueve y los mira, Jared siente que está a punto de volver a empalmarse.

—Sois unos cabrones —la voz de Jensen suena caliente y espesa.

Misha sonríe como solamente puede hacerlo él y Jensen se inclina para besarlo. Jared aún siente el sabor del alcohol en los labios a causa del beso de Jensen, se pasa la lengua inconscientemente sobre estos y mira cómo se besan. Hay bastante saliva, dientes blancos y lenguas suaves que se rozan. Jared sabe que tiene que poner fin a eso o, al menos, retrasarlo hasta la cama, porque corre peligro de volver a empezar ahí mismo.

—Vamos… —Misha ha comenzado a moverse a causa del beso y Jared tiene que aguantar la respiración. —Joder, vamos a la cama.

Jared piensa que podría dormir durante los próximos dos días, pero la forma en que se miran y se tocan de camino a la habitación de Jensen le hace pensar que no va a poder dormir nada.

Se encoge de hombros y acepta el beso cargado de lujuria de Jensen.

Dormir está sobrevalorado.

FIN.
Tags: !porno gay, actor: jared padalecki, actor: jensen ackles, actor: misha collins, fic, fic: rps, user: darkilluz
Subscribe

  • Post a new comment

    Error

    Anonymous comments are disabled in this journal

    default userpic

    Your reply will be screened

  • 30 comments