Nury (nuryyyy) wrote,
Nury
nuryyyy

  • Mood:

J2 = Amor.

He vuelto a cambiar el layout, sí. Sí es que no tengo remedio. es que ya dije que había algo en el otro que no me gustaba y... bueno, eso. Este durará poco también, ¿nos apostamos algo? XDDD

Vale, pues nada. Yo venía a dejaros un poco de porno. Sí, porno. Ayer apareció el video de los J2 casi comiendose los morros y todo el mundo lo posteo, ¿no? Yo no os lo voy a poner, pero en el LJ de littlesweettt me puse a pedir porno (lo que hago siempre, vamos) y al final acabamos escribiendo porno de los Jotados en comentarios. Así que nada, os lo dejo por aquí todo juntico para que lo leaís. Un poco de porno nunca vienen mal, ya sabéis.


LAS CONSECUENCIAS DE UN NO BESO.
Escrito por littlesweettt y nuryyyy

Jensen entra después de Jared en la habitación, cierra de un golpe y Jared traga saliva, sabe lo que viene. Se ha estado haciendo el tonto toda la noche, ignorando las miradas cargadas de reproche de Jensen; que, claro, se rió delante de la cámara, quitándole importancia pero por dentro tenía ganas de matarlo.

-Ahora me vas a decir que cojones fue eso.

-Una entrega de premios, pero creo que el champán era del malo. Que cutres -sonrisa de inocencia mientras se aleja por la habitación poniendo distancia entre él y Jensen. -No volvemos a ninguna más, ¿eh? Pedí un Redbull y me dieron Burn, vaya mierda. No volvemos.

Jared le mira desde la otra punta de la habitación. Observa como se quita con cuidado la chaqueta y se afloja la corbata. Que lo esté haciendo a velocidades de tortuga sólo puede significarse una cosa. Está cabreado de cojones.

-¡No me vengas con esas, Padalecki!- le señala con el dedo.- Sabes perfectamente a lo que me refiero.

-¿Lo sé?- a lo mejor un poco más fingiendo inocencia le apacigua un poco.

-¡Claro que lo sabes! ¿Qué coño fue eso de intentar besarme en el photocall?

-Ah, eso- se rasca la cabeza como si fuera un perrito.

-Si, ESO Jared. ESO. Joder.

-Era una broma Jensen- se acerca un poquito. Pero poco que el rubio le sigue dando miedo.

-¿Una broma? ¡Pues mira la próxima vez te puedes meter tus bromas por el culo!- se pasa la mano por la cara y se le escucha tirar todo al aire que lleva un rato guardando en sus pulmones- Joder, es que si no llego a reaccionar... ¿Sabes lo que podría haber pasado?

Ya está. Jared se acaba de dar cuenta. Jensen no está enfadado, lo que está es acojonado. Acojonado de lo que habría pasado si no llega a tener los reflejos suficientes.

-¿Qué te habría besado?- levanta una ceja y sonríe felino. Camina despacio con los ojos fijos en los verdes.- Joder, Jensen que tampoco sería el primero ni nada. Además, que yo sepa te gustan mis besos Ackles- ya está como a un metro de él. Jensen está clavado en el sitio, sus mejillas algo rojas y aprieta los puños con fuerza.

-VETE.A.LA.MIERDA. ¿Pero tú te escuchas?- se gira pero Jared es más rápido y no le deja marchar. Le agarra fuerte de un brazo y tira hacia él. Sus pechos chocan colisionando como un meteorito contra la Tierra.

-Claro que lo hago- se acerca lentamente a los labios gruesos de Jensen mientras se relame los suyos- La mayoría del tiempo, la verdad. Sólo sé decir cosas inteligentes.

-Y yo que lo dudo.

-¿Ah, sí?

Jensen trata de asentir con la cabeza, pero en lugar de eso sólo traga saliva. Joder, que Jared está muy cerca y puede olerle demasiado bien.

-Pues atento, Ackles. Escucha bien esto porque es MUY inteligente- ha comenzado a deslizar sus enormes manos por la espalda de Jensen. La tela de su camisa es suave pero, en opinión de Jared, sobra.- Vas a suplicarme un beso. Vas a suplicar tanto un beso mío que te va a doler.

Siente como Jensen vibra debajo de sus manos. Joder, lo siente tan dentro que no sabe cómo logra controlarse para no arrancarle la camisa a tiras y devorarlo entero.

-L-lo du-dudo- pero el propio Jensen sabe que está perdido. Joder, si sólo con imaginárselo ha logrado que se empalme.

-Vale, te lo preguntaré dentro de diez minutos -sonríe como un niño pequeño, el muy cabrón. Jensen sabe que no puede hacer nada contra él, no cuando sus manos enormes le tiran de la cinturilla del pantalón y sus ojos brillan de esa manera.

-Repito -coge aire como puede- Vete.A.La.Puta.Mierda.

Lo empuja con toda la fuerza que tiene, que no es poca, y los tres metros de Padalecki caen de espaldas contra la cama. Se sienta sobre sus caderas y lo mira desde arriba. Jared está un poco alucinado, pero no le dura mucho; se pone a sonreír como el niño enorme que es. Un niño enorme que tiene algo enorme pulsando contra el trasero de Jensen. En serio, todo en Padalecki es enorme.

-Te voy a quitar las putas ganas de dejarme en ridículo, Padaidiota.

Jared tiene la desfachatez de reírse, una risa que hace vibrar la cama y el puto hotel entero. Una risa que a Jensen se le cala muy dentro y lo hace gruñir mientras le arranca la corbata a tirones y le muerde el cuello casi hasta hacerlo gruñir.

Siente las manos de Jared agarrándole el culo y tiene que darle un par de golpes para que lo suelte, parece que no se ha dado cuenta de que va la cosa. Ahí manda él. Punto. Qué se vaya enterando el puto gigante. Le tira del cuello de la camisa y sus labios quedan a escasos centímetros. Jensen lo mira a los ojos, Jared le cuenta las pecas mentalmente.

-Tócame y te quedas sin follar el resto del mes, ¿entendido? -quizás está siendo un poco duro pero quiere venganza, la dulce venganza. -Vamos a ver quien suplica por un beso.

Le abre la camisa a tirones y le importa una mierda que los botones salgan disparados, se lanza a lamerle el pecho. Recorre cada uno de los músculos de Padalecki con la boca. Muerde, lame, gruñe y se deleita cada vez que Jared se retuerce bajo él.

-¿Suplicando?

-Durmiéndome, Ackles.

Sus cojones.

Se para a lamer una y otra vez justo en la línea de la cinturilla de los pantalones, su mano derecha palmea por encima de la erección de Padalecki y sonríe como un cabrito. Jared alza una ceja, Jensen le abre los pantalones. Está seguro que solo le falta dos minutos para ponerse a suplicar; a Jared le encantan los besos. Darlos, recibirlos, robarlos, exigirlos. Como también le encanta entrar en el puto espacio personal de Jensen, ese espacio que tan celosamente guardaba hasta que llegó el gigante de tres metros y se metió a la fuerza. Le va a suplicar en arameo, coño.

Le baja los pantalones de un tirón y se la chupa por encima de la ropa interior, no le da un instante para pensarlo. Lo lame a todo lo largo, haciendo presión con los labios y separándose ligeramente para ver como su niño grande se agarra a las sábanas para no tocarlo.

-Venga, Jared... -tira de la ropa interior y se relame lentamente- suplica y me tienes mordiendo la almohada en cinco minutos, ¿no quieres?

-No.

-Tú lo has querido, cariño -Le baja los calzoncillos con una sonrisa que muy pocos han visto en Jensen Ackles, una sonrisa traviesa que augura pocas cosas buenas.

Comienza a lamer muy lentamente, pequeños lametones a la punta de la polla antes de ir bajando por el costado y dejar un rastro de saliva húmeda. Se entretiene en seguir en recorriendo de una vena mientras le agarra los huevos y aprieta un poco, le da largos lametones a la punta y casi ronronea feliz cuando Jared suelta toso el aíre de los pulmones y se arquea sobre la cama. Y solo acaba de empezar.

Le pasa el pulgar por la punta mientras lame la base de su erección y juguetea un poco más abajo, cerca de su culo. Jared abre las piernas y Jensen se separa de él para terminar de sacarle los pantalones.

-¿Qué haces, Ackles? ¿Así voy a suplicar?

Bufa. Es un crío impaciente.

-Ya verás. Vas a suplicar, Jared -se quita la camisa bajo la atenta mirada del chico y la tira a un lado mientras se encarama sobre su cuerpo. Le agarra por el cabello y le respira contra los labios, casi besándolo. -Dame diez minutos, -mueve el culo contra la polla de Padalecki- dame diez minutos y te morirás porque te bese.

-Los que quieras, princesa.

Jensen se pasa la lengua por los labios humedeciéndolos. Jared entreabre los suyos y se lanza asomando la lengua. Pero, joder con Jensen y sus putos reflejos. Rápido y con fuerza le agarra del pelo y tira hacia atrás exponiendo su cuello. Jensen vuelve a lamerle bajando hasta ese hueco de la clavícula dónde comienza a dibujar círculos con la lengua. Todo es lento allí arriba pero, abajo… Joder, abajo Jared cree que se muere o algo porque Jensen se restriega cada vez con más fuerza y presiona dónde no debería presionar si no quiere que se corra como YA.

-Jeeehhhnseeen- es un gemido ahogado y necesitado porque además el rubio tiene la otra mano libre acariciándole el pecho y pellizcando uno de sus pezones.

-Vaya. Eso me suena medio a súplica.- se separa de él un poquito pero le habla contra la piel. La comparación entre la saliva fría y su aliento cálido hacen que el gigante se estremezca de placer.

-No sueñesss... aaaahhhDios- casi grita porque no sabe qué coño ha hecho el otro pero se ha movido de una forma que... OSTRAS, JODER.- Quítate los pantalones.

Jensen se levanta sobre sus rodillas. Sus ojos están borrosos de la lujuria y las ganas. Se desabrocha el cinturón y se baja los pantalones y los calzoncillos hasta las rodillas, luego en un movimiento rápido se coloca a cuatro patas sobre Jared para acabar de quitárselos del todo. Desde esa posición puede ver como el gigante su muere por besarle, diga lo que diga. Bueno, pues se va a joder, porque va a tener que esperar un poco más.

Vuelve a sentarse sobre Jared de manera que la erección de Jared descanse entre el hueco de sus nalgas. Sigue acariciando el pecho de forma lasciva. Jared, sin embargo, no puede quitar la vista de la polla de Jensen rígida como una tabla.

-Deja que te ayude- le cuesta decir cada palabra. Siente que su cerebro va a explotar o algo. Jensen se restriega un poco contra él arriba y abajo, pero solo lo justo. Cuando Jared acerca su mano hasta la polla de Jensen, éste vuelve a pegarle y la aparta.

-¿Qué te he dicho? Tócame y se acabó, Padalecki.- gruñe. Joder, Jared gruñe.

Entonces, Jensen se muerde el labio inferior y sin dejar de mirarle comienza a pajearse. Gime cuando su mano toca la piel de su polla que ya estaba demasiado necesitada.

Jared abre MUCHO los ojos. La cara de Jensen, su pelo sudado pegado al cuello, los ojos entrecerrados, sus dientes mordiendo un poco su labio inferior y su mano arriba y abajo, arriba y abajo. Cada vez más fuerte, cada vez más rápido.

Y, oh dios, Jared cree que se va a correr solo con ver esa imagen. Nunca ha visto nada igual.

Casi puede sentir los principios del orgasmo cuando se mano se para. Jared no entiende nada.

-¿Todavía no suplicas?

Jared se tiene que morder la lengua para no hacerlo. Joder, NECESITA ese beso. Logra negar con la cabeza.

-Mira que eres cabezota cuando quieres- y vuelve a tocarse. Joder, vuelve a hacerlo pero lento, muy lento. Y al menos piensa que si está siendo una tortura para él verlo, más debe ser suponerla para Jensen. Entonces ocurre algo que no se esperaba para NADA. Jensen retira la mano libre de su pecho y la dirige hacia atrás, hacia...

-¡DIOS!- y ha gritado. Le ha salido del fondo de la garganta pero le da igual porque Jensen-soyeltipomáspervertidodelatierra-Ackles le está masturbando. Ostia puta. Le está masturbando a él del mismo modo que hace consigo mismo. Y a veces presiona un poco contra el culo.

-Dilo, cariño, dilo.

Y ya está, a la mierda todo. A la mierda sus ganas de ganar algo que sabía que estaba perdido desde antes de que empezara.

-P-por favor, Jensen. OhDiosmío Jensen. ¡BÉSAME! Hazlo ostia puta- y se incorpora un poquito sobre los codos, y no sabe como Jensen logra inclinarse hasta su boca sin perder el ritmo de sus manos.

-Sabía que lo harías- sonríe victorioso antes de besarle como si le fuera la vida en ello. Fue casi en el mismo momento en el que la humedad de sus lenguas se fusionó cuando Jared sintió como el orgasmo tiraba de él y su esencia salía despedida de su cuerpo. Jensen se corrió sobre su pecho apenas dos segundos más tarde.

Sin dejar de besarse Jensen quitó las manos y las enredó en el cuello de Jared mientras éste acababa de incorporarse y se sentaba con su novio encima.

-Quiero-beso- follarte, Jensen- el aludido gime con solo oírlo.- Quiero hundirme -beso, beso- en tu culo y hacerte -beso- explotar.

-JODER, JARED. SÍ, HAZLO.- reclama besándole con mucha lengua.

Se muere, si no se lo folla. Directamente. Lo necesita tanto, necesita a Jared hundido en su interior, abriéndolo en canal y devorándole el alma a besos. Ha ganado, pero apenas puede disfrutar de la victoria con el calentón que lleva encima.

Se separa a regañadientes del cuerpo enorme de Padalecki y llega a tientas hasta la mesilla, Jared se acomoda en la cama, apoyándose contra la almohada. Jensen no tarda ni cinco segundos en volver a estar sobre sus caderas y morderle los labios. Nunca lo reconocerá pero una pequeña parte de él, una diminuta, le hubiera gustado no reaccionar y que Jared lo hubiera besado. Pero eso nunca se lo dirá a Jared, no vaya a ser que al muy imbécil se le ocurra repetir.

-Dame.

Jared le quita el lubricante de las manos y se embadurna un par de dedos, antes de rodar con él por la cama y quedarse encima. Jensen le muerde los labios cuando un dedo tantea su entrada y Jared embiste suavemente contra su muslo. Vuelve a estar completamente empalmado.

-Eres un enfermo, Padalecki -masculla mientras le muerde los labios.

-Y tú un sádico.

Se ríen mientras se comen los labios y Jared mete otro dedo. Jensen suelta un quejido suave y mueve las caderas contra los dos dedos del su gigante.

-Jay... y-ya... -Lo necesita, ¡a la mierda la lubricación! Lleva cachondo toda la noche aunque esa será otras de las cosas que jamás reconocerá a Jared.

Padalecki no parece necesitar mucho más y agarra un preservativo de la mesilla, lo abre con los dientes ganándose una mirada irritada de Jensen. Que no tarda mucho en desaparecer porque la imagen del Jared con el pelo húmedo pegado a la frente, los músculos del cuello tensos y los labios arqueados en una mueca de placer; ¿Esa imagen? Esa imagen lo vuelve loco.

Abre las piernas mientras Jared se acomoda sobre él, haciéndose sitio y tantea su entrada con suavidad. Jensen se muerde los labios y se arquea mientras aguanta la respiración. El muy cabrón de Jared tiene que ser grande en todos los sentidos.

-Hazlo ya, Jay.

Jared aprieta los dientes y empuja suavemente, todos sus músculos se contraen y ondulan, es la viva imagen del deseo. Jensen abre más las piernas y todo su cuerpo se vuelve fuego líquido cuando Padalecki entra de un solo empujón. Entra por completo y un grito ahogado sale del fondo de su pecho, caliente y completamente lleno.

-Jo-joder...

-Ya, cariño. Todo va bien.

Jared le chista suavemente, Jensen tiene que agarrarlo por el cabello y darle un beso largo y húmedo, ligeramente molesto.

-No me trates como una tía, joder. Y muévete, gilipollas.

-A sus or-...

-Muévete -sisea con los labios apretados- que aún te puedo dejar sin sexo.

Y se mueve, joder. Por fin. Jensen se arquea por completo contra él mientras Jared sale casi hasta la punta antes de volver a entrar. Lo hace lento y calculado al principio, antes de volverse algo más violento, más fuerte, más Padalecki. Dios, dios. Lo va a matar.

Suelta un gemido largo y profundo mientras se busca la polla y comienza a darse un poco de alivio. Jared baja la cabeza para mirarlo, gruñendo a cada embestida mientras sus músculos se tensan hasta lo imposible.

Jensen se muere, se muere.

-Joder... Dios... -cierra los ojos y gruñe desesperado, Jared ha cambiado el ritmo de las embestidas y toca su próstata. -Dios, te-tenías que ser... ahhh... tenías que ser e-enorme para todo.

-Te encanta, Ackles.

Sí, joder. Le encanta.

-Una mierdaaaahhhh...

Se le quiebra la voz mientras Jared cambia un poco de posición y se clava una y otra vez en su jodida próstata, el muy capullo. Lo mata. No. Se muere. Dios, se mata y lo mata. Lo que sea. Ya no piensa con claridad, todo se vuelve caliente y espeso mientras Jared se inclina y le come la boca hasta dejarlo sin aliento. Le lame los labios, tira de ellos, los chupa, los muerde, los viola casi y no le da tregua mientras Jensen se vuelve humo. Hunde una mano en el cabello castaño de Padalecki mientras se sigue tocando con la otra, intentando mantenerse consciente mientras el orgasmo le crispa los nervios y se contrae por completo alrededor de Jared.

-Oh, joder. Cariño. Sí, venga. Córrete, nene. Hazlo.

Jared le habla contra los labios, respirándole en la boca y Jensen no puede más que hacerle caso. Se corre con un grito traspasándole el pecho.

-Sí, cariño. Así.

Hijo de puta, como le quiere...

Y se lo diría una y se lo repetiría mil veces. Tequierotequierotequierotequiero. Pero, a Jensen esas cosas le cuestan y, además, en esos momentos casi no puede ni hablar. Suficiente tiene con respirar cuando escucha a Jared murmurarle su nombre al oído mientras se corre. Y, de verdad de la buena, que su nombre no ha sonado mejor en la vida.

Jared deja caer su peso sobre el pecho de Jensen. Se mantienen en silencio unos segundos hasta que el gigante comienza a reír. Al hacerlo mueve a Jensen con él y, ostia, es la mejor sensación del mundo. Están pegajosos, cansados y toda la habitación huele a sexo pero, Padalecki se ríe y, aunque no puede verle la cara porque tiene la mejilla descansando sobre su corazón, sabe que brilla. Porque SIEMPRE lo hace. Porque está convencido de que con esa sonrisa Jared conseguiría iluminar Vancouver un mes entero.

-¿Y ahora de que te ríes?- una mano le acaricia el pelo castaño, la otra descansa sobre su brazo. Y pesa. Pesa en muchos sentidos. Todos buenos.

-Me río de ti.

-Vaya hombre- se finge ofendido- ¿Y se puede saber por qué?

-Se puede.- silencio.

-¿Y?

-¿Y qué?

-¿Qué por qué te ríes de mi idiota?

-¿Ahora soy idiota?

-¡Jared!

-¿Qué?- se incorpora con el peso sobre los brazos que coloca a ambos lados de la cabeza de Jensen.

-Qué me lo digas- le está poniendo nervioso. Ha empezado a jugar otra vez y le está poniendo nervioso. De verdad, que Jensen es un tipo de lo más previsible.

Jared finge que piensa, luego sonríe un poquito de medio lado. Todo inocencia y buenas intenciones. Y, se acerca a él, a su boca. Y saborea despacio, MUY despacio. Es que, dios, le encantan esos labios. Por unos segundos Jensen se niega a participar pero acaba cayendo en esa gran tentación que es la boca de Padalecki, su forma de besar, su forma de desarmarle por completo e introducirse en su mundo a través del muro.

-¿Sabes?- le dice cuando se separa. Su expresión ha cambiado. Ahora es el cazador que persigue a su presa.- Creo- silencio y tibio beso- que te voy a hacer que me supliques que te lo cuente.

-¡Jared!

-Joder, Jensen- empieza a frotarse contra él. El rubio cierra un poco los ojos y se muerde el labio inferior.- Me vas a suplicar tanto y tan alto que te vas a quedar afónico.

Pero Jensen solo logra contestar con un gemido muy bajito porque Jared le está dando mordisquitos en el lóbulo de la oreja. Y es la visión más hermosa del mundo. Jensen, sus pecas bailando con él mientras comienza a sonrojarse probablemente imaginando lo que le va a hacer.

Bueno, pues no tiene ni idea. Va a ser mejor que todo lo que pueda pasarse por la mente de su compañero.

Porque, sí, ahora le toca suplicar a él pero Jared no va a contarle que se reía de ese momento en la entrega de premios, de la cara que puso Jensen, de su fingida tranquilidad, de que puede ser muy buen actor pero, ¿A él? A él no puede engañarle. Le quiere demasiado como para ni tan si quiera intentarlo.

FIN.

Y con esto y un biscocho...
Tags: !porno gay, actor: jared padalecki, actor: jensen ackles, fic, pairing: jotados
Subscribe

  • Post a new comment

    Error

    Anonymous comments are disabled in this journal

    default userpic

    Your reply will be screened

  • 55 comments
Previous
← Ctrl ← Alt
Next
Ctrl → Alt →
Previous
← Ctrl ← Alt
Next
Ctrl → Alt →