Nury (nuryyyy) wrote,
Nury
nuryyyy

  • Mood:
Sí, otro RPS. Es que esto es un vicio, nenas.

Fandom: RPS
Pareja: Ben Barnes/William Moseley 
Rating: NC-17.
Advertencias: Guarradas en un hotel japones, no digo ná.
¿Algo más?darkilluz  pide y yo doy. Porque me mete un montón de cochinadas en la cabeza y ella siempre nos regala porno. Espero que te guste, bitch. 

A William le gusta Japón pero sobre todo los hoteles japoneses que tienen unas habitaciones enormes y muy modernas, como sacadas de una revista de diseño. Con sus adornos minimalistas y sus vistas preciosas. La habitación en la que está tiene una pared completamente acristalada que deja ver las luces de la ciudad que ruge de actividad allí abajo, muy abajo. Está en el piso 34 y Tokio parece completamente lleno de vida como ellos. Por que sí, no está solo en la habitación y, de hecho, aquella no es su habitación.

 

Ha ido a la habitación de Ben y espera que este se duche mirando fijamente las puntas de las zapatillas que lleva. Escucha el agua caer en el baño y se remueve impaciente porque Ben no le ha invitado a entrar con él, el muy capullo, y ahora mismo es lo único que quiere hacer. Mira alrededor, impaciente y se quita la camiseta que lleva puesta, está caliente y no quiere esperar más. Se pone en pie y el agua de la ducha deja de sonar, parece que llega tarde a meterse con Ben. Frunce el ceño y se muerde los labios mientras se desabrocha los botones del vaquero para aliviarse un poco, no es normal que lleve cinco minutos completamente empalmado.

 

Suspira y camina hasta la ventana, hace calor en la habitación pero no consigue encender el aire acondicionado. En su habitación se ha pasado media hora pulsando botones al azar y no ha conseguido nada, preguntaría pero le da algo de vergüenza reconocer que no sabe encender un aire acondicionado.

 

-Eres un impaciente.

 

Will se gira para mirar a Ben que sale del baño en albornoz, con el pelo empapado y demasiado tapado para su gusto.

 

-Esperaba verte con una toallita en la cintura, Barnes –se queja como un niño pequeño apoyándose en la pared.

 

-Y yo esperaba verte sin deportivas de chica, -Ben se pasa una toalla por el pelo, el muy cabrón parece tan tranquilo- ¿se las has quitado a Georgie o a Anna?

 

-No son de chicas, idiota.

 

Le costaron una pasta o eso cree, quizás se las regalaron pero es que le gustan mucho porque tiene colores brillantes. Aunque Skandar diga que es lo más gay que ha visto en su vida. Que sabrá él.

 

-Sí tú lo dices…

 

Ben se deja caer en la cama, piernas abiertas y sonrisa lasciva. Capullo, ¿por qué tiene que ser siempre tan él? William se muerde los labios porque Ben lo invita acercarse con la mirada, pero le ha dicho que lleva zapatillas de chicas y… oh, que mierda. Lleva empalmado demasiado tiempo. Se acerca con paso lento y se queda mirándolo desde arriba, el pelo rubio cayendo sobre los ojos y los labios entreabiertos.

 

-¿Vas a quedarte toda la noche mirando? –Ben pasea los dedos por encima del bulto de los pantalones de William y sonríe.

 

Will suelta un bufido y se arrodilla entre sus piernas, le va a robar la sonrisa de superioridad a lametones.

 

Ben alza una ceja sin dejar de sonreír con esa mirada lasciva tan suya. William  gruñe mentalmente y tira del cinturón que abrocha el albornoz, Ben se inclina hacia atrás apoyándose en la colcha con las palmas de las manos, dispuesto a disfrutar del espectáculo. Will abre el albornoz mientras se relame lentamente pensando en lo que va a venir en ese momento. Barnes abre las piernas un poco más mientras William sonríe al contemplar la polla del moreno, que le saluda completamente dura como si estuviera esperando a que llegara él. Sonríe. Que capullo, seguro que está así desde que se fue a la ducha.

 

-¿Y esto? –Pasa un dedo por la punta empujándola ligeramente, Ben sisea entre dientes.

 

-¿Ya te has olvidado de ella?

 

-La he echado de menos, -William se lame los labios impaciente por comenzar a lamer pero quiere jugar un poco más- y por aquí abajo también… -pone morritos y mira hacia abajo donde su polla pide ser liberada.

 

-William… -Ben comienza a desesperarse mientras siente las manos de William deslizarse por sus muslos sin llegar a tocar más.

 

-¿Si?

 

-Chúpamela. Ahora.

 

Will levanta la comisura de los labios y se inclina hacia delante, le encanta hacerlo sufrir y que acabe suplicando aunque quizás eso haya sonado más a orden que ha súplica pero necesita lamerlo ya.

 

Da un pequeño besito a la punta, deleitándose con la suavidad húmeda que desprende antes de sacar la lengua y comenzar a dar pequeños lametones. Una de sus manos se cierra sobre la base mientras acaricia lentamente la punta de la polla con los labios, cerrándolos alrededor sin llegar a engullir del todo. Se toma su tiempo. Lame alrededor antes de hacerlo a lo largo, sacando largos jadeos de entre los labios de Ben mientras este hunde una mano en el pelo de William como queriendo que empiece a engullir, pero Will no lo complace y sigue torturándolo un rato más. Arriba y abajo, dentro y fuera hasta que lo vuelve completamente loco, la habitación se llena de los gemidos de Ben y del sonido obsceno de William chupando.

 

Ben parece fuera de sí y levanta las caderas una y otra vez, queriendo llegar más dentro en la garganta de William cuando este lo complace comenzando engullir. William no sabe si está loco pero necesita que se corra y que se corra ya, en su boca y en ese momento porque lo necesita en el culo. Lo necesita mucho. Se lleva una mano a su propia polla, por dentro de los calzoncillos y se toca de forma errática mientras Ben murmura una y otra vez su nombre antes de correrse. Y lo hace. Largo y caliente entre los labios de Will, con la cabeza echada hacia atrás y una mano enredada en el cabello rubio del menor.

 

Will se relame separándose de él mientras Ben se deja caer sobre la cama, aún con el albornoz abierto y las piernas separadas. El rubio lo mira fijamente antes de subir sobre la cama, sacándose las zapatillas con un par de movimientos e ir dejando un reguero de besos hacia su pecho, parándose junto a sus labios y lamiendo lentamente. Se deja caer un poco y su polla roza la piel húmeda del abdomen de Ben, haciéndolo reaccionar.

 

-Me toca, Barnes.

 

Ben sonríe y le dirige una mirada tan oscura que siente que se puede perder dentro. William se toma la libertad de sentarse sobre su entrepierna, sonriendo.

 

-¿El qué? –El moreno pasa distraídamente los dedos por el pecho de William hasta su polla, la toca como antes la hiciera el rubio y este gime frustrado.

 

-Ya lo sabes.

 

-No.

 

William suelta un gruñido antes de lanzarse a besarla cuando Ben comienza a tocarlo de forma lánguida. Lo besa con mucha lengua y demasiada saliva, restregándose como una puta sin importarle demasiado lo que pueda parecer. Necesita correrse y a poder ser con Ben completamente enterrado en su interior.

 

-Ben… -gimotea contra sus labios- Ben, fóllame.

 

-¿Cómo?

 

-Cómo sea, por favor.

 

Se muerde los labios cuando Ben deja de tocarlo y se queja mientras el mayor se levanta tirando de él. Se deja llevar hasta la ventana donde el moreno lo suelta antes de bajarle los pantalones hasta los tobillos, deja que los calzoncillos sigan el mismo camino y Will no duda en sacar los pies de los vaqueros. Se siente algo estúpido solo con calcetines así que se los quita y los tira a un lado antes de colgarse del cuello de Ben, besandolo lentamente mientras el albornoz de este cae al suelo.

 

William gime cuando su culo se pega contra el frío cristal de la ventana, haciendo que se de cuenta de lo que pretende Ben. Será pervertido. Sonríe contra sus labios y se deja hacer tranquilamente. Barnes le besa largo y tendido, olvidándose por completo del juego que se traían antes y entregándose a satisfacer a William. Le abraza la polla con una mano y lo masturba sin prisas mientras el rubio gime y hunde las manos en el cabello mojado de Ben. Se sincronizan a la perfección.

 

-Ben, -William sigue gimoteando por más y parece a punto de explotar- por favor, Ben.

 

Respira hondo cuando Barnes se aleja y su cuerpo húmedo de sudor se pega al cristal de la ventana, haciendo que su piel se erice, excitándolo más. Sonríe mientras mira a Ben ir hacia la maleta y rebuscar, se relame mirando su culo perfecto. Está deseando que empiece ya.

 

El moreno vuelve con un botecito en una mano y un condón en la otra. William hace los honores y abre el envoltorio mientras Ben se embadurna los dedos con el líquido, Will desliza el preservativo lentamente mientras el mayor se abraza contra él y le tantea el culo. William se siente morir.

 

-¿Quiere ver Tokio, Señor Moseley?

 

Will se lame los labios y deja de tocarlo, se da la vuelta sin decir palabra y Tokio parece brillar con más fuerza solo para él. Es precioso, tiene que reconocerlo mientras  apoya ambas manos en el cristal y abre las piernas preparado para los dedos de Ben que no tardan en aparecer. Está tan desesperado que no tarda nada en comenzar a mover las caderas contra la mano del otro.

 

-Ben, –jadea lentamente mientras otro dedo se une al anterior y siente la mano libre del morena clavarse en su cadera, entrecierra los ojos- hazlo ya, quiero que me folles.

 

Se va a morir y no quiere otro jodido dedo en su culo, quiero a Ben. Lo quiere grande y caliente atravesándolo por completo mientras su mano se mueve sobre su polla. Eso quiere pero el muy cabrón no lo hace.

 

-Eres un impaciente –lo oye susurrar contra su oído mientras los dedos desaparecen y otra cosa más grande presiona su ano- ya está, ¿ves?

 

Ben parece chistar suavemente contra su oído antes de comenzar a besar su cuello, mueve las caderas y Will gime desesperado porque lo puede sentir dentro perfectamente. Empujando mientras su mano se cierra sobre su polla y comienza a masturbarlo con fuerza, dándole justo lo que William quiere.

 

El mundo parece perder sentido mientras William ve la ciudad nipona moverse bajo sus pies, como si todo siguiera igual y nadie supiera lo maravilloso que es sentir a Ben en su interior. Solo él lo sabe. Arquea la espalda con fuerza y pega la frente contra el cristal sintiéndolo vibrar mientras el mundo se vuelve mantequilla y la superficie fría le hace cosquillas en la piel. Se siente morir cuando Ben alcanza aquel punto maravilloso dentro de su culo y comienza a martirizarlo sin darle tregua, embistiendo con más fuerza mientras lo masturba sin darle tregua.

 

Se siente perdido entre las luces del exterior mientras abre más las piernas y todo se vuelve brumoso. Se corre entre gemidos de zorra, con los dedos de Ben clavados en la polla y la sensación de liberación más maravillosa del mundo. Se corre entre largos espasmos mientras escucha los susurros entrecortados de Ben en su oído y nota que le humedece la mano con su semen. Simplemente se corre como nunca lo ha hecho, con toda la ciudad y el universo a sus pies.

 

Es maravilloso.

 

Tarda un largo rato en recuperar la respiración y otro más en aceptar que Ben salga de su interior. Suspira y lo deja ir con un suave beso que apenas puede dar desde su posición. Camina como en mitad de una nube hasta la cama y se deja caer con Ben muy pegado a él, la piel y el cabello húmedo.

 

-Duerme quizás mañana tengamos que escapar del país. –Barner le habla mientras apaga la luz.

 

William se remueve contra su cuerpo y mira a Ben con una ceja alzada, tranquilo y satisfecho.

 

-¿Por qué?

 

-Oh, venga, Moseley. –Ben bufa y se pasa una mano por la cara. -Acabo de dar por culo a una estrella juvenil contra una ventana en un hotel de Japón. No sé que tal entrará eso en la moralidad japonesa.

 

William ríe entre dientes y le da un suave beso en los labios.

 

-Sí te sirve de consuelo –murmura sonriente- no creo que desde fuera se vea nada.
Tags: actor: william moseley, fic, fic: rps
Subscribe

  • Post a new comment

    Error

    Anonymous comments are disabled in this journal

    default userpic

    Your reply will be screened

  • 24 comments